Desde sus comienzos, Mighty Mike y los suyos sabían que no iba a ser fácil convencer a la comunidad reggae de que su propuesta de fusión de músicas negras podía encajar y convivir con otras formaciones más ortodoxas inspiradas también en el estilo jamaiquino.